"Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía." Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor francés.
Fundación Montecito en facebook:

domingo, 31 de diciembre de 2017

Al encuentro con Berito Kuwaru'wa y los U'WAs

Localización
Llegamos por la noche. El camino conduce tierra adentro. Seguimos el brillo de una de las linternas en una cabaña de madera. Aquí no hay electricidad, sin baños, sin televisión, sin nevera...

En agosto de 2017 (días 19 al 21) estuvimos visitando a Berito Kuwaru’wa y su pueblo, en Cubará-Boyacá, previa coordinación telefónica.

Solo 3 días (2 noches, hospedados en su casa), muy breve no obstante significativo para tener una pequeña aproximación a su vida y la de su pueblo, y una mirada a sus historias.


Camino a Cubará
Estuvimos Dawood Neusser (Suecia, documentalista) y Felipe Velasco (Fundación Montecito), con el objetivo de tener de primera mano una breve conexión territorial que pueda permitirnos pensar posibles alianzas e intercambios, en algo que podamos humildemente aportar a la causa U’WA, y que de igual forma Berito y su pueblo puedan aportarnos en las causas locales de las cuales nuestra Fundación Montecito es parte (causa Lago de Tota, y el pequeño aporte que brindamos a la causa indígena Muisca de nuestra región). De parte nuestra, ofrecimos al menos producir un corto documento fílmico de la visita y un reporte, que pueda ser útil al pueblo U’WA para exponer en distintos escenarios, si así lo consideran necesario, una nueva perspectiva de su realidad. No pretendemos más que una articulación sencilla y de mutuo beneficio, en la medida de nuestras mutuas posibilidades y dentro de las limitaciones de distancia y recursos a considerar, anhelando que ojalá nuestra presencia sea de buen recibo y pueda sumar a los importantes esfuerzos de otros aliados que acompañan la causa U’WA desde hace muchos años.

Ruta seguida
Cubará, al ingreso del
territorio U'WA
Al llegar a Cubará y luego de varias horas en bus transitando el flanco oriental de los Andes hacia el norte (ruta Sogamoso – Duitama – Belén – Paz de Río – Socha – Socotá – La Salina – Sácama – Tame – Fortul – Saravena – Cubará), finalmente sobre las 5 de la tarde nos encontramos, Berito bajó al pueblo a recibirnos, y poco después se coordinó el vehículo que nos ingresaría por las faldas de la Sierra Nevada del Cocuy-Güicán (Zizuma [1], en lengua U’WA) hacia el territorio U’WA.

Berito en su territorio
Sencillez, la primera y principal señal del encuentro con Berito, su hogar y su pueblo. No es un asunto menor, al ingreso posterior salida de la visita, verificar y tratar de comprender que un territorio de 220.275 Ha[1] es defendido y protegido por un grupo de líderes (hombres y mujeres) integrantes de una comunidad que vive con mucha sencillez, es algo que salta a la vista al apreciar la infraestructura de sus viviendas, la escuela, las vías, asimismo su indumentaria y gastronomía.

Pero detrás de ello se esconde un pensamiento y relación fuertes, profundos y muy respetuosos con el territorio que habitan, y con el rol que representan para la humanidad.

Durante estos tres días compartimos y recorrimos con Berito y algunos integrantes de su familia y su pueblo, diversos escenarios y aspectos de su vida. La cotidianidad, el paisaje, el clima, y el diálogo… mucho diálogo para tratar de adentrarnos en la superficie de un pensamiento que alberga siglos de ancestralidad y conexión armónica con el ambiente que les rodea, la cuna de su pueblo, también cuna de la humanidad: nuestra Madre Tierra.

[Video]:

Meeting with Berito Kuwaru'wa and the U'WAs from NOMAD FILMS on Vimeo.


Primer encuentro con los U’wa:

Llegamos por la noche. El camino conduce tierra adentro. Seguimos el brillo de una de las linternas en una cabaña de madera. Aquí no hay electricidad, sin baños, sin televisión, sin nevera. Nos vamos a la cama agotados después de un largo viaje en autobús. Nos levantamos temprano. Sonidos de un río fuerte, un perro ladrando. Las montañas nubladas de Cocuy se hacen visibles. Estamos en territorio U’WA.

Recorriendo el territorio U'WA
Estuvimos explorando las tierras de los U’WA y escuchando las historias de Berito Kuwaru’wa. Un hombre y su gente. Él nos dice cómo comenzó su lucha, como él se convirtió por la fuerza al cristianismo cuando era niño. Los misioneros cambiaron su nombre y esperaban que olvidara su cultura y se convirtiera en un buen cristiano. Poco sabían ellos que ese método a la fuerza encendería su regreso a su gente, a sus ancestros, y eventualmente lo convertiría en un líder de su pueblo.

Berito Kuwaru'wa
Nos contó de la consagración  espiritual que mantuvo su larga lucha contra las intenciones petroleras de la multinacional Oxy, sus viajes, su cara-a-cara con el presidente de esta compañía (a quien le pidió traer a su señora madre y una jeringa, para extraer de ella la sangre del mismo modo en que la empresa pretendía hacer con la Madre Tierra territorio sagrado U’WA). En el corazón de la lucha U’WA está el territorio.

Los U’WAs saben que si pierden sus tierras pierden su cultura y tradiciones. Lo perderían todo. No podrían vivir de las tierras, cultivar yuca o vivir de conformidad con sus creencias nunca más. Sería preferible (como lo hicieron sus antepasados) perder la vida ante la montaña en Zizuma, que ceder a pretensiones extractivistas.

Dawood y Felipe
Después de una larga caminata por algunos de los sitios del territorio U’WA regresamos a la casa de Berito, con la ropa empapada de sudor. Dawood pregunta a uno de los nativos sobre dónde tomar una ducha.

- El río, el hombre dice y señala con su dedo al otro lado del camino.
- ¿Cepillar los dientes?
- El río.
- ¿Y de aquello? La misma respuesta.

Berito en su hogar
“Dos días se sienten como una semana sin comodidad moderna. Y, sin embargo, el dolor de espalda de dormir en tablones de árboles, o el ajetreo de no tener electricidad, da una pequeña pista de qué precio estamos pagando por nuestro propio estilo de vida” (piensa Dawood para sí mismo). “Es por eso que los pueblos indígenas están a la vanguardia de la lucha ambiental. Saben que hay un sacrificio por hacer.”

Berito y niños U'WA en la escuela
Y así fue transcurriendo nuestra visita, con mucho diálogo en medio, caminando, recorriendo rincones del territorio, compartiendo brevemente con integrantes de la comunidad, visitando una de las escuelas del área, reconociendo fisonomías, aprendiendo someramente de sus tradiciones artesanales, explorando su gastronomía, y dejando que el ambiente y la experiencia permeara nuestros sentidos.

Dawood y Berito
Este registro documental fílmico recoge una aproximación de la experiencia vivida, una introducción a los bordes del territorio y el pueblo U’WA, de la mano de Berito Kuwaru’wa su carismátivo y amable líder que generosamente nos acogió en su casa y nos permitió el registro. Ojalá esta semilla documental brinde al pueblo U’WA una nueva y útil herramienta de apoyo a su trabajo en la defensa territorial, como también ojalá la vida nos conceda nuevas oportunidades de recorrer más en el objetivo descrito.

Felipe Velasco
Dawood Neusser
-Fundación Montecito

31.dic.2017




[1] Nación U’wa: http://nacionuwa.com/


Berito Kuwaru'wa en su territorio.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Visita de Iniciativa Ganadora en Concurso de Participación Ciudadana - Medellín

Poster del concurso - Medellín
En Agosto pasado tuvimos la grata sorpresa de un contacto desde la Secretaría de Participación Ciudadana de la ciudad de Medellín, solicitando nuestra aceptación para ser visitados por un grupo de sociedad civil que sería elegido dentro del Concurso de Participación Ciudadana organizado por esa ciudad, con el fin de conocer la experiencia de la Fundación Montecito con la gobernanza en el Lago de Tota. Dicho concurso se llamó el Primer Premio de Experiencias Relevantes de Participación Ciudadana (ver detalles).


En las siguientes semanas se desarrolló dicho concurso, y se eligió a la Organización de la Sociedad Civil que tendríamos el honor de recibir para compartir nuestro trabajo socio-ambiental con el Lago de Tota. Y así, por Resolución administrativa de la Alcaldía de Medellín del día 16/nov 2017 (suscrita por Andrés Felipe Bedoya Rendón, Secretario de Participación Ciudadana), se determinó que el incentivo de venir a Sogamoso y Lago de Tota a visitarnos sería otorgado a la organización Corfaso - Fundación Luis Fernando Vive, por su trabajo ganador y titulado Plan Estratégico Barrio La Esperanza Comuna 6 - La Esperanza para Todos y Todas (plan barrial de desarrollo a 10 años 2016-2026, en el barrio La Esperanza de la Comuna 6 de Medellín).


Grupo visitante - Medellín
Corfaso | Fundación LFV.
A su llegada a Bogotá
Y así, tuvimos esa grata visita del 30/nov al 02/dic pasado, 7 magníficas personas integrantes de la OSC ganadora y antes referida, y 1 funcionario coordinador desde la Alcaldía de Medellín, con quienes pudimos compartir una presentación sumaria de nuestra labor, visitar el territorio, presentar las situaciones y desafíos, compartir gastronomía local, y visitar la experiencia RNPA de nuestro colega y aliado Ecolaguna, en Cuítiva.

Grupo visitante completo, en su visita
a la RNPA de Ecolaguna, Cuítiva
02/dic 2017

Tal vez -y ojalá-, hayamos podido transmitir y contagiar un poco del compromiso que nos amalgama con el Lago de Tota, pero asimismo nosotros pudimos aprender de ese magnífico trabajo voluntario local desarrollado en el Barrio La Esperanza de Medellín, pues representa un nivel especial de amor al terruño crear un plan de desarrollo a nivel barrial (articulado con el plan de la comuna, y de la ciudad), más aún por ejemplo de compromiso voluntario, amplio y diverso de la comunidad en la construcción de una visión común.

Gracias por habernos elegido como incentivo en su visita, y reciban un abrazo fraterno y solidario (Albeiro, Arley, Catalina, Jonnathan, María, Martha, Nancy, y Rober), de reconocimiento a su Ciudad por brindar esos espacios de motivación a la ciudadanía organizada -ojalá nuestra región se antoje en hacer algo similar-, como a ustedes en el Barrio La Esperanza por ejemplificar con sus resultados del plan barrial que, cuando se quiere ¡se puede!.

Felipe Andrés Velasco
Director, Fundación Montecito

Sogamoso, 07 de diciembre 2017.


--
[Fotos de recuerdo, en su visita a la RNPA de Ecolaguna, Cuítiva - 02/dic 2017, con nuestro reiterado agradecimiento a Oscar Rojas por su siempre magnífica y cálida hospitalidad] - cortesía RNPA:













domingo, 26 de noviembre de 2017

Land Art en Lago de Tota

Por iniciativa de nuestro joven voluntario Max Moldon (Alemania), el pasado miércoles 22/nov estuvimos en el Lago de Tota, Max y Felipe de nuestra ONG, en compañía de Niall (UK) y Chaja (NL) huéspedes de la Finca San Pedro, aliados para poner a prueba una iniciativa de Land Art en el lugar.

No solamente fue interesante y divertido, sino que, pudimos comprobar que de manera simple y efectiva estimula creatividad, observación, y conciencia ambiental, a partir de una conexión elemental con el entorno y sus elementos disponibles.

¿Qué expresión de arte harías tú con unas piedras o chamizos junto al Lago de Tota? - Pues bien, Max produjo el Stone-Bridge, o Puente de Piedra, al cual añadió explicación que lo hizo para conectar a la Tierra con el Agua, y de paso conducir a lo Abstracto (una segunda obra, en la punta de roca, hecha por Niall).

Land Art en Lago de Tota

Estamos creando un programa de prácticas para niños y adultos, en esta temporada de vacaciones que comienza - ¿Interesados?, por favor contáctenos.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Cambio de logo

Desde hoy adoptamos nuevo logo. Quisimos darle un toque de diseño y carácter, al tiempo que hacerlo más sencillo y visible, manteniendo rasgos que nos han identificado. Representa el monte y los humedales Andinos, territorio de nuestra labor.

Nuevo logo - Fundación Montecito

Logo anterior.

lunes, 30 de octubre de 2017

Voto a favor por designación sitio Ramsar al complejo de humedales de Bogotá

Voto a favor por designación sitio Ramsar al complejo de humedales de Bogotá

Se haya hablado de esto antes, o no, dejo registrado mi voto a favor por la designación como sitio Ramsar al complejo de humedales de Bogotá. Tienen vasos comunicantes que los interconectan, dentro del mismo cuerpo lacustre de sabana, y poseen características de valor claramente identificables como de importancia internacional.

Collage adaptado a partir de fotografías en búsqueda web
respecto al marco histórico de los humedales y Bogotá.
Aunque conozco apenas someramente sus detalles, en esa la ciudad que me adoptó por un tiempo algunos años atrás, basta y sobra desde la distancia apreciarlos con un mínimo de sensibilidad para comprender que: (i) Son un relicto cultural y ecológico único y valioso de la vida ancestral anfibia en la sabana[1]; (ii) a pesar de su poca área residual (si reconocemos que la sabana entera fue un lago[2]) cumplen su función ecológica, no obstante tan limitada; (iii) representan una porción territorial tan valiosa[3] al tiempo que tan amenazada y escasa, a juzgar por el área de humedal que corresponde por habitante (cerca de 0.5 m2/hab); (iv) son evidentes las tensiones que el urbanismo y la expansión urbana le imponen, y que al verlos tan escasos y casi eliminados pues pasa fácil por la mente de algunos gobernantes y urbanizadores darles la estocada final; (v) los humedales son cuerpos vivos de nuestro planeta con los cuales la humanidad entera está conectada y de ellos depende; y (vi) esos y otros análisis llevados al detalle darían la conclusión incuestionable de que cumplen con facilidad más de uno de los criterios establecidos por la Convención Ramsar de Humedales para que adquieran el derecho de ser elevados a tal distinción[4].

Y estoy convencido que, aunque lamentable el modo-choque para abordar actualmente la discusión sobre el “qué hacer” con ellos (y que es un modo comprensible cuando con ellos se amenaza su futuro), el conflicto representa una oportunidad de oro –de oro en concepción muisca, sudor del sol para respetar la palabra– para gobierno capitalino, país y sociedad en general, de ponerlos en el pedestal de valoración cultural/ambiental que merecen, teniendo a la Convención Ramsar y su artillería de resoluciones en pro de la sostenibilidad, como árbitro supra-nacional de excepción para discutir, comprender y definir el camino que más conviene a ellos (los humedales), y al desarrollo de la sociedad.

Entendiendo que éste desarrollo solo podrá considerarse como correcto y enmarcado en los ODS globales si basamos las decisiones en (justamente lo que busca Ramsar) el uso racional, la sostenibilidad, y el mantenimiento de las características y servicios ecológicos que prestan estos ecosistemas. De lo contrario, será también desarrollo, pero anteponiendo el “sub” para dejarlo en su real contexto, prefijo que lamentablemente ha acompañado la gestión ambiental histórica de la sabana, salvo en décadas recientes de fortalecimiento del movimiento ambiental.

Y aterrizando la discusión a lo más actual[3], desprevenidamente alguien puede preguntarse ¿y por qué no hacer senderos y ciclo-rutas en su contorno –respetando ronda ecológica–, no es acaso una manera de conectarlos y acercarlos a la gente para apreciarlos y valorarlos?... claro, y muchos humedales urbanos bien protegidos en el mundo pueden ofrecer guías y ejemplos para hacerlo bien, solo que en Bogotá hay desconfianza respecto de las verdaderas intenciones expansionistas que subyacen a ese objetivo, y que a futuro amenazarían romper sus características.

Y así, la designación como sitio Ramsar al complejo de humedales de Bogotá es también una manera de ofrecer confianza para las partes, al poner en medio criterios de amplia aceptación internacional para la adopción de decisiones locales de la mayor conveniencia general, por supuesto sin afectar el patrimonio natural en debate porque afectarlo o exponerlo a daño haría de cualquier decisión una obviamente insostenible.

Pensemos por fuera de la caja. Con criterio y respeto en el debate es posible resolver los conflictos, y encontrar salidas apropiadas que dejen contentos a los interesados, eso sí: Incluyendo la voz del humedal.

Felipe Andrés Velasco
Director, Fundación Montecito


[2] Referencia: La Sabana de Bogotá y su lago en el Pleniglacial Medio, por: Thomas Van Der Hammen. Enlace web: https://revistas.unal.edu.co/index.php/cal/article/view/35043.
[3] Ver contenido artículo e ilustración gráfica en prensa: El Espectador 30.10.2017 - https://www.elespectador.com/noticias/bogota/ciclorrutas-y-senderos-en-los-humedales-de-bogota-articulo-720470.