"Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía." -Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) Escritor francés.
Fundación Montecito en facebook:

domingo, 28 de julio de 2019

Quieren Dañar Nuestra Reputación

¡Y no lo vamos a permitir!

Derechos Colectivos y del Ambiente
Fuente: Defensoría del Pueblo





viernes, 12 de julio de 2019

Ramsar Lago de Tota - Expectativa, Claridades, Lenguaje Común


Aquí, en Ramsar (Irán), en 1971 y por gestión de la sociedad civil "ambientalista" de entonces, nació la Convención Internacional y aún-hoy único tratado inter-gubernamental dedicado a la protección (en un marco de sostenibilidad), de un ecosistema específico: Los humedales. Mapa: https://goo.gl/maps/vJFm1Xw1NYKkCpmM9


De ahí su nombre: Convención RAMSAR sobre los Humedales (ramsar.org), sus oficinas principales están en Gland (Suiza), comparten edificio con la UICN, y su Secretaria General es colombiana (Martha Rojas), como también colombiana es la directora para las Américas (María Rivera).

Entonces, queridos amigos, #Ramsar no es ningún señor de lejanías ni de otro planeta que quiera venir a hacer daño ni a robarse el agua de nadie, ni tampoco es un grupo de escritorio dictando normas "para sacar a la gente" de sus trabajos. Es, simplemente, un tratado global dispuesto para que haya "juego limpio" (reglas claras, y buenas prácticas), en los humedales. Como la FIFA al fútbol (juego limpio en el fútbol), o UNESCO para el patrimonio cultural-natural (juego limpio en los sitios patrimoniales más valiosos del mundo).

 Y que nuestro #LagodeTota se convierta en #SitioRamsar, estimados amigos, significa que como sociedad fuimos capaces de madurar y aceptar que éste humedal lacustre es de alto valor internacional, que merece "juego limpio". Es decir, no es que se impida el juego... se quiere que haya juego (agricultura, piscicultura, turismo), pero que sea limpio, respetuoso, cuidadoso, afectuoso con el ecosistema, que no lo destruyamos por efecto de malas prácticas sino, lo contrario: Que lo adoptemos en nuestros afectos con máximos de cuidado y respeto, para que perdure por siempre y en buena condición.

Felipe Velasco
Director, Fundación Montecito

Sogamoso, 12.7.2019